Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Posted in:

Las Campañas políticas del tecito y bingos, están llegando a su fin

tecito

Basta de campañas políticas que ensucian las ciudades. Ahora, queremos contenido, liderazgos competentes y el marketing digital a través de las redes sociales serán gran vehículo.

No sé cómo serán las campañas políticas en sus países. Yo les escribo desde Chile, pero sospecho que tanto acá como en todo Latinoamérica el fenómeno es más o menos parecido.

Sin el afán de buscar culpables de esta forma de entender la política y sus campañas, creo que el principal enemigo a vencer es la ignorancia. La falta de educación. Esta es la madre de todos los males y es la que propicia que muchos políticos y líderes busquen sacar provecho a través de este aspecto, para lograr votos y en definitiva perpetuarse en el poder sin buscar los objetivos comunes que deberían ser los que muevan a estas figuras públicas.

La tercera edad es el gran vehículo que tienen. Entendiendo a todas esas personas de más de 55 años, que por lo general entiende el voto como una moneda de cambio entre lo que recibe y lo que entrega. Olvidándose por completo de que el voto debe ser por quien entregue una mejor propuesta de administración y gestión a la hora de pensar las políticas públicas. Muchas de estas personas (no todas claramente) son presa fácil de estas inocuas actividades, de juntas de vecinos, juntas comunales, donde se realizan tecitos, (hora del té), bingos, o ya de plano se generan regalos en mercaderías para los hogares por parte delos candidatos o interesados en acceder a los cargos públicos. ¿En qué beneficia a la sociedad  que 20 personas tomen un té con el candidato? Claramente en nada, pero todos son cómplices de una “comida gratuita” y ven el beneficio a cortísimo plazo, en vez de pensar en el desarrollo de la ciudad a largo plazo.

¿Han escuchado a candidatos diciendo, que dejarán los pies en las calles? ¿O las elecciones se ganan en terreno? ¿se han puesto a pensar a qué terreno o a qué trabajo en las calles se refieren?  Porque si se trata de ir visitando puerta a puerta o entregando flyers, o asistir a “tecitos” “comidas” o “bingos” en las juntas de vecino, claramente estamos hablando de un “trabajo” que en nada beneficia a la sociedad y sólo suma pan y circo, tanto para los electores como al candidato, que entiende que de esta forma se gana el corazón de los electores y simplifica al máximo su trabajo de estar posicionado como un referente de ideas, gestión y administración (como realmente debiese ser)

La buena noticia es que las nuevas generaciones están muy alejadas de este tipo de política. Ellos a través de las redes sociales pueden averiguar mucho más sobre los candidatos y no sólo enterarse de los que ellos quieren que sepamos. Ellos jamás aceptarían ir a una comida con un candidato para que les compren sus votos. El problema de los jóvenes es que tienen muy poco interés en la política y si tenemos adultos mayores “comprados” y jóvenes desinteresados lo que tendremos en los próximos años serán elecciones y ganadores con muy poco porcentaje de electores validando dicha elección, algo que en Chile pasa cada vez más, sobre todo que ahora el voto es absolutamente voluntario para la población.

Lo bueno es que una vez que estas generaciones no digitales, ya no sean piedra angular del proceso electoral, el poder lo tendrán estas nuevas generaciones, mucho más educadas, informadas  y exigentes con los candidatos (nunca será suficiente, pero sí mejor que ahora) por lo que los candidatos no podrán ocupar esas antiguas y  poco éticas estrategias para captar votos de las personas menos rigurosas, que no entienden el valor de la democracia como un bien superior a los beneficios personales y cortoplacistas.

¿Qué se viene?  Campañas digitales. Campañas donde no bastará sólo con colgar la foto del candidato y repetirla por el resto de la ciudad. Ahora, se necesitará mostrar lo competente que es el candidato. Lo fuerte que es en ideas, lo inteligente que tiene que entregar para manejar tanto los municipios o los gobiernos del país. La gente solo se cautivará frente a liderazgos que estén basados en contenidos y confianza, y no sólo ganará el que tenga más recursos para poner su foto en lugar que encuentre apto para ellos. Por ello. el rol que jugará el marketing político será vital. Las estrategias móviles, GeoMarketing, mailing, adwords, Facebook add, estrategias para Youtube o distintos canales de video, marcarán la pauta y lograrán a través del contenido satisfacer a un electorado que se convertirá en juez de lo comunicado y que estará a un click de valorar o rechazar la propuesta.

Es tarea de todos que esta transición pase lo antes posible y digitalicemos a nuestra sociedad. Es hora de ponerles la vara más alta a nuestros candidatos y que tengan que demostrar sin sobredosis de dinero (muchas veces mal habido) que son serios y dignos aspirantes de los altos cargos públicos.

Giancarlo Barbagelata

Experto en Marketing político, con campañas en Chile y LatinoAmérica.

/ @giancarlomkt www.marketingenfacil.cl / www.barbagelata.cl

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *