Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Posted in:

Mito o realidad: ¿Las drogas, el botón mágico de la creatividad?

los-criptomercados-de-droga-en-la-red-mas-variedad-y-menos-violencia

En torno a los publicitarios hay muchísimos mitos y uno de ellos está directamente relacionado con las drogas, consumidas supuestamente con fruición (y en múltiples variantes diferentes) por los profesionales de la publicidad (a fin de estimular la creatividad).

Pero, ¿qué hay de verdad en este mito (explotado, por ejemplo, hasta la saciedad en la novela 13,99 euros de Frédéric Beigdeber)? Pese a que muchos están convencidos que las drogas dan alas a la creatividad, lo cierto es que “no hay ningún estudio científico que corrobore esta afirmación”, advierte Michael Nitsche, director del Departamento de Psicología y Neurociencias de la Universidad Técnica de Dortmund (Alemania), en una entrevista concedida recientemente a W&V.

En el caso concreto de los psicoestimulantes, estas sustancias promueven más el pensamiento convergente que el pensamiento divergente (habitualmente asociado a la creatividad), explica.
Si fijamos la mirada en el alcohol, tampoco hay ninguna investigación que demuestre la supuesta y estrechísima trabazón de esta sustancia con la creatividad, añade.

“En cuanto al LSD, esta sustancia es capaz de desencadenar experiencias psicodélicas en quien las consume, pero que tales experiencias psicodélicas estén realmente en condiciones de alentar la creatividad es algo que me atrevo a poner en entredicho”, señala Nitsche.

El tema de la supuesta relación entre las drogas y la creatividad es un tema relativamente poco investigado, por lo que realizar afirmaciones categóricas al respecto resulta extraordinariamente complicado”, apunta el profesor.

“Cuando consumen alcohol, muchas personas aseguran sentirse más creativas, pero lo cierto es que en estos casos la creatividad es más sensación que una realidad. El alcohol influye en la capacidad de juicio de las personas. Bajo los efectos del alcohol, las personas sienten que son más creativas, pero que lo sean en realidad es altamente cuestionable”, subraya Nitsche.

“Los psicoestimulantes aceleran los procesos cognitivos, tienen efecto positivo en la percepción de uno mismo y disminuyen el autocontrol, por lo que bajo sus efectos, las personas pueden tener la sensación de ser más creativas. Estas sustancias mantienen además a raya el cansancio y aumentan la capacidad de atención. Sin embargo, a la hora de alumbrar soluciones verdaderamente innovadoras a determinados problemas (y promover, por ende, la creatividad), muchas drogas resultan más perjudiciales que beneficiosas para quienes las consumen”, indica Nitsche.

La creatividad nacida del consumo de drogas es más bien naïf e infantil y la creatividad a la que aspiran los publicitarios es, por el contrario, mucho más compleja. “A la hora de hablar de la relación entre la creatividad y las drogas, es necesario distinguir entre la creatividad verdaderamente útil y la tontería pura y dura. La disrupción, la misma que con tantísimo afán persiguen los publicitarios, puede ser a veces terriblemente inútil”, destaca.

En cuanto a la cocaína, la que se jacta de ser la droga favorita de los publicitarios, Nitsche explica que esta sustancia provoca euforia y hace más vigilante a quien la consume. “Quienes consumen cocaína (en pequeñas dosis) pueden trabajar ininterrumpidamente durante más horas y sentirse así mejor. Aun así, que el consumo de esta sustancia se traduzca de veras en ideas de calidad es algo que conviene poner en cuarentena”, concluye el profesor.

Written by Marketing Hoy

Contenidos realizado por Marketing Hoy Chile

312 posts

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *