Innovación

¿Por qué Volvo se está convirtiendo en una amenaza para Apple, Amazon y SpaceX?

¿Por qué Volvo se está convirtiendo en una amenaza para Apple, Amazon y SpaceX
Unsplash

Hace varios años que diversas empresas, en especial de la industria de la tecnología, han comenzado a expandirse a otros mercados, algo “alejados” de su sector de actividad principal. Un claro ejemplo es Apple, que con TV+, está construyendo un imperio en el sector de servicios y contenidos.

Estos cambios, si bien mejoran la oferta y calidad de los productos disponibles al público, también genera una competencia entre empresas que, hace algún tiempo, difícilmente se podría imaginar. Realmente era muy difícil dilucidar una “competencia” entre Volvo, Amazon, Apple y SpaceX.

La guerra en el espacio

De acuerdo al portal The Verge, Volvo, una de las compañías más grandes del mundo en el sector automotriz, anunció un ambicioso proyecto que involucra a Geely, la gigante de China, con quien planea construir una red de satélites en el espacio. Sí, así como suena.

Con esta infraestructura de tecnología Volvo pretende darle marcha a su sistema de conducción autónoma, en múltiples unidades de su negocio. Incluyendo futuros modelos de su marca de vehículos Volvo.

El citado medio anunció que Geely espera comenzar a construir su “fábrica de satélites” este año en China, sin descartar que algunos de sus dispositivos puedan ser utilizados por negocios fuera de su estructura corporativa.

La rivalidad entre Amazon, Apple, SpaceX y Volvo

¿De donde viene esta enemistad? Geely no sería la primera compañía que ha imaginado construir una red de satélites. El excéntrico Elon Musk, el 2017 con SpaceX, pretendía colocar un servicio de internet privado.

Amazon, por su parte, en julio del año pasado anunció que quería colocar más de tres mil dispositivos de trasmisión. Meses después Apple se sumó a esta orquesta y también dio un paso en esta guerra espacial.

Si bien cada una de las compañías tiene objetivos diferentes y la mayoría pretende utilizar esta tecnología en sus propias instalaciones, es difícil descartar que, tras el éxito de alguna, esto se expanda a otras empresas del mercado. Sin ir más lejos, la compañía madre de Volvo no tuvo miedo en anunciarlo.

De momento resulta difícil imaginar estos pequeños gateos como una “guerra”. No obstante, son los primeros pasos de un camino espacial que, en unos años o al menos una década, estará más delineado de lo que nuestra imaginación