Advertising

Femvertising: cuando empoderar a la mujer en la publicidad vende

Femvertising cuando empoderar a la mujer en la publicidad vende
We Can Do It

Femvertising es el nombre que adopta la publicidad que empodera a mujeres y niñas, la cual se podría llamar feminista.

La publicidad que engloba a la mujer ha cambiado y eso es un hecho. Las madres que lavan la ropa con sonrisas y actos de amor o los productos de limpieza que facilitan la vida de las mujeres, son algunas de las campañas que hemos visto a lo largo de los años.

Lo cierto es que, con el avance global del feminismo, esto ha cambiado. En primera instancia porque gracias a las redes sociales son muchas las mujeres que “boicotean” a marcas que utilizan un lenguaje en que su género se siente violentado. En segundo, porque empoderar vende.

Datos duros

El sitio She Knows realizó un estudio en donde analizó con profundidad el femvertising, una palabra que es la suma de feminism y advertisement.

Algunas de las conclusiones del análisis son que el tratamiento de la mujer en la publicidad es una de las claves para llamar la atención y, así, fidelizar a las posibles consumidoras.

En esa línea, más de la mitad de las mujeres encuestadas aseguran haber comprado productos de ciertas marcas después de ver representaciones positivas de la mujer en los anuncios.

En cuanto a los datos duros, el 94% aseguró que usar a las mujeres como sex symbols en la publicidad es dañino para su género, mientras que el 25% continúa comprando una marca o producto que atenta contra su dignidad femenina.

Anuncio de “Always”, una de las marcas que entró en el círculo de las compañías que mejor enviaban un mensaje feminista en sus campañas.

Si bien de momento la encuesta no está publicada en su totalidad, el portal entregó algunos consejos para las marcas tras analizar sus datos, con el fin de que tengan éxito en su tarea comunicativa con las mujeres.

Algunos de los tips, o cosas que deberían evitar, son el uso excesivo de photoshop, el cual crea estándares casi imposibles de alcanzar. También fue criticado el rol del hombre como incapaz.

También se llama a la necesidad de ver gente con la que los espectadores puedan sentirse identificados, así como crear campañas pensadas en las próximas generaciones.

Por último, un dato no menor es la crítica que se genera en torno a marcas que se unen a esta corriente de publicidad feminista por moda, a pesar de no creer en ellos.

El éxito de estas campañas

Uno de los objetivos del estudio era probar que estas campañas pro-mujer no eran solo positivas para su propia imagen en donde el feminismo ya es una realidad, sino también para sus ingresos.

Así, es más probable que una mujer comparta un anuncio en sus redes sociales, amigos o familiares, si este es positivo para la mujer.

En temas económicos, enseñó un lado positivo. Dove fue una de las marcas más nombradas en el análisis, desde que basó su campaña en la “belleza real” (en 2004), sus ventas aumentaron de los 2.500 millones a los 4.000.

Nike es otra de las marcas que se ha unido al femvertising, aumentando un 15% sus beneficios.

Si es tan positivo, ¿por qué no hay más marcas aplicando el femvertising?

No hay duda que las representaciones positivas y reales de la mujeres en la publicidad trae beneficios para las marcas, no solo de imagen, sino también en materia económica.

Entonces, ¿por qué no hay más compañías que lo adopten? La respuesta es simple. Las agencias de publicidad, al igual que en muchos otros sectores, están dirigidos por hombres.

De esto se desprende que las mujeres, con frecuencia, son marginadas en las presentaciones ante el cliente, sin contar que los productos se asignan según el género.

Los entornos masculinizados tampoco ayudan a las creativas, sin contar que obtienen salarios más bajos que sus pares masculinos, solo por su género.

Posiblemente el Día Internacional de la Mujer es la fecha precisa para que las grandes compañías se planteen cambiar, de manera definitiva y real, este paradigma.

Existe una urgente necesidad de actualizar el mensaje que entrega la publicidad con el rol de la mujer, el cual repercute profundamente en los consumidores.

Un estudio realizado por Geena Davis Institute, con el apoyo de Google, señala que entre el 2006 y el 2016 el porcentaje de representación de las mujeres en los comerciales creció tan solo un 3%, llegando hoy tan solo al 36,9%.

En esa línea, un 66% de las encuestadas aseguró haber cerrado sus videos o apagado sus televisores cuando se sintieron estereotipadas por la publicidad.

No hay duda de que el debate está planteado, el feminismo implantado y un desafío por asumir. Los datos señalan que, si se realiza una campaña de Femvertising efectiva y real, es una gran oportunidad de generar ganancias. No solo por los ingresos, sino por el simple hecho de construir un mundo más equitativo.