Branding Marketing Digital

A tener en cuenta: Así es como las “fake news” están haciendo que las marcas pierdan dinero

Fake News MarketingHoy
Unsplash

No es nada nuevo que las redes sociales se vean algo invadidas de fake news, pero solo eran importantes para un nicho muy concreto del mundo del internet, principalmente para quienes se dedicaban al periodismo.

Pero lo que alguna vez fue un problema de nicho, ahora se convirtió en una situación que está complicando a las marcas. Esto, porque las campañas de marketing han evolucionado y el contenido político y social ya es parte de estas, por lo que las fake news no son para nada un buen aliado.

En este sentido las noticias falsas se han convertido en una amenaza perjudicial que atenta contra la reputación y la imagen de la marca, mientras que los consumidores buscan que las firmas se transformen en entes más proactivos a la hora de luchar en contra de la desinformación.

Esta búsqueda de justicia no solo está enfocada en contra noticias falsas que les perjudiquen directamente, sino que también busca penalizar a aquellos canales que las distribuyen, o colaboran con la educación de los internautas.

La participación de las marcas

El último estudio de Yext, que fue realizado a una población británica, señala que un 71% de los encuestados quiere que los anunciantes tomen más en serio el problema de las fake news y de la desinformación. Esto, a pesar de que un 41% continúa confiando en las marcas.

Este interés por las noticias falsas y desinformación aumentó con la pandemia del Covid-19, donde el esparcimiento de contenidos poco seguros aumentó bastante, haciendo que los ciudadanos se vuelvan más conscientes de este problema.

Además, un 87% de los ciudadanos cree que la desinformación es un problema, y un 57% cree que el futuro se convertirá en algo peor, mientras que un 55% asegura que este problema le preocupa más que antes de la crisis del coronavirus.

¿Y qué pasa con las ventas?

Este inconveniente debería preocupar más que nunca a las marcas, porque ya no es solo un problema teórico o de reputación, sino que está afectando directamente a las ventas.

De acuerdo al estudio se estima que en el último año se perdieron unos 2.100 millones de libras esterlinas, solo en el Reino Unido, por culpa de mala información.

Esto se fundamente bajo la lógica de que consumidores gastaron dinero en productos y servicios no adecuados, por lo que la credibilidad y la reputación de las marcas fue en retroceso, y por ende, los posibles clientes están mucho más desconfiados.

Un 64% afirma que consulta fuentes secundarias antes de creer nada, mientras que un 59% realiza un fast cheking de las promesas de marcas y negocios.

Etiquetas